La candidata a Procuradora General de la Nación, propuesta por Mauricio Macri, respondió preguntas de los legisladores para que la Cámara alta decida si avala o no su nombramiento.

La candidata a procuradora general de la Nación Inés Weinberg de Roca defendió su nombramiento esta tarde ante la Comisión de Acuerdos del

Senado

en el Salón de las Provincias de la Cámara alta, en una audiencia presidida por el senador Rodolfo Urtubey que duró dos horas y media.

Propuesta por el presidente

Mauricio Macri

 
para ocupar el cargo que dejó vacante en diciembre último Alejandra Gils Carbó, respondió preguntas de los legisladores para que decidan si aceptan o rechazan su pliego.  

La jueza porteña se refirió a su plan de gestión y manifestó que quiere realizar un re diseño y una re adecuación de recursos del Ministerio Público Fiscal. 

Agregó: "Es necesario porque la estructura central de la Procuración está sobre dimensionada y cuenta con 1.792 empleados y funcionarios mientras que las fiscalías federales de todas las provincias tienen un dotación de 1.465 agentes".

También indicó que de los $ 7.602 millones con los que cuenta el Ministerio, el 98 por ciento se destina al pago de sueldos y sólo el resto para la gestión. 

Además, expresó: "Fue la familia la que marcó mi vocación por los derechos humanos, especialmente la historia de mi madre, que no tenía nacionalidad y recién de grande pudo estudiar". 

"Mis padres escaparon del Holocausto y de los campos de concentración. Mi padre llegó a Argentina con un pasaporte alemán deportardo y mi madre huyó de Berlín a Praga a los seis años sin documentación", relató.

En cuanto a su relación con el presidente, quien la propuso como candidata, manifestó que lo conoció en 2009 en actos protocolares. 

 

 

Compartir