El defensor paraguayo del Milan por el que tanto insistió Boca está a punto de acordar su llegada al club de Udine. Se haría a préstamo por un año, con una opción de compra de cinco millones de euros. 

Gustavo Gómez fue el protagonista de la novela más larga de la historia de Boca. Pasaron tres mercados de pases, y el club argentino intentó contratarlo en todos y cada uno de ellos. Daba la sensación de que esta vez iba a lograrlo, que Guillermo Barros Schelotto por fin iba a contar con ese futbolista por el que tanto había insistido, sin embargo, a último momento, cuando parecía que estaba todo cerrado, el pase se cayó por diferencias en una cláusula del contrato. De regreso en Italia, Gómez recibió la noticia de que no iba a ser tenido en cuenta por Genaro Gatusso, el DT del Milan, y entonces la oferta del Udinese le cerró: se iría a préstamo por un año, con una opción de compra de cinco millones de euros.

La transferencia todavía no está hecha, faltan cerrar detalles, pero en Italia aseguran que se hará. ¿Intervendrá Boca o dejará que Guillermo se quede (otra vez) sin ese futbolista al que tanto quería?

Gustavo Gómez en el entrenamiento del Milan (Foto: AC MIlan).

Gustavo Gómez en el entrenamiento del Milan (Foto: AC MIlan).


Compartir