El supuesto "dealer" recibió un disparo de bala de goma, finalizada una persecución, a menos de un metro de distancia. El agente quedó imputado por uso excesivo de la fuerza.

El hecho, que ocurrió la semana pasada, salió a la luz en las últimas horas y daba cuenta de que todo comenzó en una plaza del barrio San Francisco de Álava, en

Jujuy

, cuando los efectivos del Comando de Prevención y Protección Ciudadana realizaban recorridos preventivos por ese conflictivo sector barrial.

En esas circunstancias, una mujer alertó a los efectivos que un grupo de personas a bordo de un vehículo marca Renault Logan de color blanco, estaría comercializando drogas a los jóvenes del lugar, por lo que de inmediato se intentó identificar a los ocupantes del vehículo.

En ese momento, se dieron a la fuga por las calles del populoso barrio. Fue así que inició una persecución que culminó casi en frente del Cementerio Del Rosario, cuando los efectivos lograron interceptar al vehículo, cruzando el móvil delante del vehículo de ellos.

Por causas que aún son materia de investigación, publica el diario El Tribuno, uno de los efectivos que participaba del procedimiento disparó con su escopeta y la bala de goma impactó en la sien de uno de los ocupantes del vehículo.

El disparo se habría producido a menos de 50 centímetros de distancia, es por eso que el diagnóstico fue "contusión parietal y hundimiento de cráneo" y en un primer momento quedó alojado en la sala de cuidados intensivos  y con el correr de los días fue derivado a una sala común.

Para el fiscal a cargo de la Unidad Especializada Delitos Graves contra las personas y Delitos Complejos, Diego Cussel, el oficial actuó de una "forma excesiva" en cuanto a los protocolos a  seguir de un auxiliar de la Justicia en situaciones como éstas, pero esta interpretación abre un debate social respecto de la lucha contra la inseguridad.

Fuentes policiales coinciden en que esta imputación al efectivo "es excesiva" y "apresurada" argumentando que la acción fue para evitar que los supuestos delincuentes se escapen.


 

Compartir